B I E N V E N I D O S

Gifs Animados - Imagenes Animadas

Enrique León & Creative Commons License © This work is licensed under a Creative Commons Attribution - Non Commercial - No Derivs 3.0 Unported License.

Esta totalmente prohibida la reproducción de las obras en cualquier formato, medios electrónicos o impresos sin la autorización del autor.

Si cualquier obra es de su interés contacte con el autor en la siguiente dirección electrónica: enriqueleon61@gmail.com & art61@gmx.es

Seleccione su IDIOMA:

EnglishFrenchGermanSpainChinese SimplifiedItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabic


Translate

SEGUIDORES

lunes, 4 de enero de 2016

El arte cristiano primitivo

El arte de las catacumbas, o sea el de los sepulcros en que se enterraba a los primitivos cristianos en Roma, es un arte ingenuo y simbólico. Por una explicable reacción contra el antropomorfismo, es decir, la representación de los dioses en forma humana, que fuera la esencia de la religión pagana, tanto en Grecia como en Roma, los cristianos recurren a símbolos para expresar la divinidad. Estos símbolos son: la paloma, el navío, el faro, el delfín, el cordero, la vid, el pez, el anda. Aparecen únicamente unas cuantas figuras: la imagen del Buen Pastor y la imagen de Cristo. Hasta el siglo y, Cristo aparece como un joven imberbe, con el rostro enmarcado con cabellos rizados. A partir de esa época se le ve como un varón respetable y barbado. La pintura de las catacumbas ofrece un carácter didáctico o educativo: reproduce los símbolos cristianos para que los fieles los conozcan y los veneren. Parece una protesta contra la pintura decorativa que usaban los paganos. Las principales catacumbas de Roma son las de San Calixto, Flavia Domitila y Santa Priscila. Las figuras están pintadas al fresco o grabadas con un punzón sobre una fina superficie cubierta de estuco.
PINTURA CRISTIANA DE LAS CATACUMBAS. Este mural pertenece a la catacumba de Priscila, en Roma, y fue pintado hacia el año 300. A la izquierda, se representa a la muerta, con el contrato matrimonial. Al centro, a la muerta bienaventurada. A la derecha, a la muerta, madre. El arte cristiano primitivo se refugió en estas cuevas sepulcrales y, repudiando el estilo naturalista y mundano del arte griego, se aplicó cada vez más a las formas esquemáticas y estilizadas. Cuando se logra la paz de la Iglesia, en el año 313, y los cristianos pueden ejercer libremente su culto, se construyen numerosas basílicas: templos de tres a cinco naves que imitaban en su estructura una construcción romana dedicada a los litigios mercantiles. No existen pinturas, las cuales son reemplazadas por mosaicos. El mosaico es una decoración formada por pequeños fragmentos de mármoles, piedras de colores y cristales dorados, con los que se organizan dibujos y verdaderos cuadros. El mosaico se usaba en Roma en los pavimentos. En el arte cristiano primitivo se emplea en los muros y para decorar la bóveda en cuarto de esfera que cubre el ábside. Por circunstancia inexplicable, los más bellos mosaicos son los más antiguos, llenos de gracia y ligereza, como si prolongaran el arte romano, y conforme avanza el tiempo van tomándose más secos, más austeros, menos expresivos. Así serán los mosaicos de la época bizantina. El arte cristiano primitivo desconoce la escultura, puesto que era éste el recuerdo más penoso y denigrante de las religiones paganas.
Publicar un comentario

http://ssamdy.blogspot.com